Eso es lo bueno que tiene Madrid. Que siempre sorprende. Y es que si te pones a explorarlo de pronto te topas con tesoros ocultos o que pasan desapercibidos ante tus ojos. Y misterios sin resolver. Es el caso del Teatro Clara Eugenia ubicado en el barrio de Hortaleza de inspiración nazi. Hoy convertido en sede de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid.  Os contamos algunas curiosidades.

Hay varios indicios para pensar que dicho teatro fue construido por el arquitecto alemán Albert Speer que luego se convertiría en ministro de Armamento de Hitler. De volumen rotundo, una planta en semicírculo y rematado en el perímetro circular por una hilera de columnas dóricas, su aspecto parece inspirado en los cánones de la arquitectura fascista.

Dudas o leyendas de inspiración nazi

En 1939 el conjunto arquitectónico fue comprado por el Auxilio Social y reconvertido en un comedor de niñas. Sería en 1943 cuando comenzaran las obras del teatro. Fue en ese momento cuando desconcertó que se emplearan materiales y técnicas de mucha calidad, muy poco frecuentes en aquel momento en España. La estructura está formada por vigas de hormigón armado y los acabados de estuco recordaban, en gran medida, a otros trabajos de Speer.

Pese a que todo hace pensar que la obra es del citado arquitecto alemán, lo cierto es que está registrado por Antonio Navarro Sanjurjo. Durante las reformas para convertirlo en sede de la Orcam se oyeron todo tipo de especulaciones sobre la autoría original. Leyenda o no, es evidente que el “establisment franquista” de esos años adoraba la arquitectura nazi. Lo dejamos ahí.

Más información en El Confidencial.