Reforma de casa para familia con hijos.

La casa se encuentra en el barrio de Chamartín, en Madrid. Se trata de una vivienda pareada de los años 50 con carácter de elemento arquitectónico singular. Tiene una superficie de 170m2 distribuidos en tres plantas y rematados por una cubierta a dos aguas.

Es una edificación rodeada de jardín, con una gran altura de techos y grandes ventanales que nutren de luz su interior.

En la planta baja se sitúan los espacios comunes, en planta primera los privativos y en planta bajo cubierta un espacio diáfano destinado  biblioteca.

Los autores de la reforma Egue y Seta

Lo que me llama la atención de esta vivienda no es tanto su arquitectura como su decoración. Transmite con total claridad la personalidad de sus habitantes. No tiene un estilo marcado si no que se mezclan varios elementos dando como resultado un ambiente acogedor, confortable, creativo y autentico.

El mobiliario es el gran protagonista de esta residencia. Muebles años 50, piezas de madera maciza, grandes paños de librería componen un lugar de gran personalidad.

Los cuartos de baño también son elementos diferenciadores dentro de la arquitectura de interior. Cada uno de ellos con personalidad propia muestra un catálogo de composición de materiales resueltos de una forma muy acertada.