3 formas de ahorrar en la factura de la luz

Después del duro invierno pasado, en el que las subidas de la factura de la luz han sido constantes y escandalosamente elevadas, vamos a mirar con optimismo hacia la primavera incipiente y analizar en frio de qué forma podemos reducir nuestro gasto energético.

1. Electrodomésticos Eficientes

En una vivienda la mayor parte del gasto de energía se lo lleva el frigorífico, la cocina (horno) y la lavadora. Reducir el tiempo de funcionamiento es una medida poco práctica. Lo que deberíamos hacer es invertir en electrodomésticos eficientes, es decir, con la mayor calificación posible. Aunque el desembolso inicial es mayor a la larga nos compensará, ya que reduciremos de forma notable nuestra factura de la luz.

 

2. Iluminación Led

Otra medida a tener en cuenta es el tipo de iluminación que tenemos en nuestra vivienda. Además de apostar por la iluminación led, que tiene una relación calidad-precio imbatible, podemos planificar que tipo de iluminación queremos en cada zona. Además de potenciar un ambiente agradable en cada estancia dependiendo de su uso, tendremos un mayor control de gasto en luz. Un ejemplo de ello puede ser: tiras led debajo de los muebles altos en cocina, en zonas de televisión disponer de lámparas regulables, luz dirigible en zonas de trabajo…

 

3. Consumo uniforme y controlado de calefacción

La siguiente medida es bastante controvertida, pero allá que va. Si tenemos calefacción eléctrica (aunque esta medida es válida para cualquier otro tipo de calefacción) es preferible tenerla encendida a lo largo de todo el día a una temperatura moderada (20-22º), que encenderla de forma puntual con temperaturas más elevadas. El razonamiento es el siguiente, el mayor gasto energético se produce cuando hay que salvar saltos de temperatura grandes, al encender es el punto más crítico. Si dejamos siempre la misma temperatura no hay salto. El gasto es menor y la confortabilidad en el hogar sale ganando.