Ventajas e inconvenientes de construir tu propia casa.

Ser auto promotor de tu propia vivienda es una decisión que implica ventajas e inconvenientes que paso a analizar a continuación. Empecemos por la parte más fea…

INCONVENIENTES
Tiempo

Personalmente creo que es el principal inconveniente. Desde que elegimos la opción de hacer una casa hasta que nos veamos viviendo en ella, supone un plazo de tiempo considerable. Bastante más largo que si decidimos comprarnos una ya hecha o incluso ya proyectada si la comprásemos en plano.

Trabajo

Cuando hacemos una vivienda un arquitecto se encargará de desarrollar el proyecto y supervisar la obra. Aun así, nosotros seremos los responsables de transmitir como queremos la vivienda. Tendremos que delimitar claramente cuáles son nuestras necesidades y preferencias. Y en cualquier momento del proceso decidir si es acorde con lo que queremos.

VENTAJAS
Originalidad

La mayor ventaja de hacer tu casa desde cero es tener la posibilidad de materializar la casa de tus sueños, totalmente personalizada, a tu medida. No solo puedes elegir el estilo arquitectónico que te guste, también puedes acotar las medidas de cada espacio o escoger los materiales que más te gusten. Al final uno de los contras, que es el trabajo de seleccionar, se convierte en una claro placer, el de obtener exactamente lo que quieres y necesitas.

Economía

Habitualmente se cree que ser auto promotor es algo caro, no solo no es así, sino que incluso podríamos ahorrarnos algo de dinero. Alrededor del 30% respecto a los costes que supondría comprar una casa de obra nueva a una promotora o inmobiliaria. Esto se consigue teniendo el presupuesto y los tiempos de ejecución muy controlados, tu arquitecto se encargará de que se cumplan precios y plazos. Por eso yo siempre recomiendo no regatear en la minuta de un buen profesional, ya que este podría economizar en gran medida nuestra obra.

Fuente: ianuA arquitectura