Sistemas de calefacción habituales.

Aunque el invierno acaba de entrar prácticamente, hace meses que padecemos las bajas temperaturas propias de esta época. Ya llegaríamos tarde para replantearnos nuestro sistema de calefacción óptimo. En cualquier caso repasemos un poco los sistemas de calefacción más habituales.
Una buena solución nos permitirá que además de alcanzar una temperatura perfecta en casa en cualquier momento del día, económica y formalmente esta se ajuste a nuestras necesidades.
¿Esto qué significa? Pues de lo que se trata es de sentirnos a gusto y cómodos en nuestro hogar, sin hacer un desembolso excesivo y adaptándonos a las instalaciones que tengamos más cerca.
Los tipos de calefacción se pueden clasificar de dos formas:
A. Según la fuente de energía
Biomasa, electricidad, gas…
B. Según el aparato que propaga el calor
Radiadores, suelo radiante, split, facoils, conductos, estufas, chimeneas…

1. Calefacción de gas.

Sistema compuesto por una caldera, conductos de agua y elementos terminales que son:
– Radiadores (aluminio, hierro de fundición, acero)
– Suelo radiante
– Fancoils
Tipos de gas:
– Gas natural
Coste medio. No almacenamiento. Si suministro. Energía limpia. Instalación dificultad media
– Gas propano
Coste medio. Si almacenamiento. Mucho rendimiento. Instalación dificultad baja.
– Gasoleo
Almacenaje en tanques. Energía contaminante. Instalación dificultad alta.

2. Calefacción eléctrica.

Los elementos terminales en este caso serían:
– Acumuladores
Aparatos baratos, no mantenimiento y fácil instalación. Consumo energético elevado.
– Convectores
Fácil instalación. Consumo energético medio-alto. Calor poco homogéneo
– Emisores termoeléctricos (Radiadores de aceite)
No necesita instalación. Temperatura estable y programable. Ubicación flexible. Sistema seguro. Coste energético elevado
– Bomba de calor
Gasto energético bajo. Posibilidad de frio-calor
o Suelo Radiante
Instalación costosa. Muy confortable. Calor homogéneo
o Split
Aire que reseca el ambiente, ruido. Instalación media
o Conductos
Instalación costosa. Aire poco confortable.

3. Energías renovables:

Sistema compuesto por un captador, un acumulador, una caldera, conductos de agua y elementos terminales que son:
– Radiadores (aluminio, hierro de fundición, acero)
– Suelo radiante
– Fancoils
Según la fuente de energía:
– Aerotermia:
Instalación media, necesita apoyo eléctrico. Coste bajo
– Geotermia:
Instalación dificultad alta, necesita apoyo eléctrico. Coste bajo
– Solar:
Instalación dificultad alta. Coste bajo

4. Biomasa

Coste bajo, instalación media, necesita mucho espacio de almacenaje de combustible.