Licencias de actividad para Locales

Licencias de actividad para locales, pautas a seguir; Es obligatorio comunicar al ayuntamiento correspondiente, la implantación o modificación de cualquier actividad económica que se vaya a desarrollar.
Dependiendo del tipo de actividad, esta comunicación se puede hacer a través de dos tipos de procedimiento:

1. Declaración Responsable.

Es el medio utilizado con carácter general.
Utilizado para pequeño comercio, oficinas, servicios terciarios…
Es un sistema de comprobación y control por parte del ayuntamiento una vez que ya se está desarrollando la actividad.

2. Solicitud de Licencia de Actividad.

Es el medio utilizado con carácter residual. Indicado solo para aquellos casos que por razones de seguridad o protección del medio ambiente así lo exijan.
Actividades molestas, insalubres, espacios públicos o actividades recreativas tales como restaurantes, bares, cafeterías, talleres mecánicos… también farmacias y estancos.
El contenido documental es más amplio incluyendo según cada caso, memoria ambiental, contrato de seguro de incendio, responsabilidad civil de explotación, proyecto de insonorización…
En este caso el ayuntamiento comprueba ANTES que se cumplen todas las condiciones establecidas por la normativa de aplicación y después autoriza la implantación de la actividad.

La gestión de esta solicitud se puede hacer directamente ante el ayuntamiento o a través de una entidad colaboradora urbanística autorizada (ECU).
Ambos procedimientos están sujetos a la acción inspectora del Ayuntamiento que podrá ejercerla en cualquier momento.

Cuál es la función del arquitecto en este trámite.

Solo se necesitaría, si se exige proyecto técnico dentro de la reforma del local, para adaptarlo a la nueva actividad o en caso de licencia de actividad para el desarrollo de proyecto de insonorización, memoria ambiental…
Mi consejo: contar con un técnico competente a lo largo de todo el proceso, nos va a facilitar de manera exponencial las cosas. Esto supone un ahorro de tiempo y de dinero indiscutible.
Si tenemos el apoyo de un arquitecto desde el principio, este nos puede aconsejar que tipo de local necesitamos para el desarrollo de nuestra actividad, si el que tenemos es viable o fácilmente adaptable.
A continuación se encargara de la redacción de todo el contenido documental exigido tanto de la declaración responsable como de la petición de licencia de actividad. El documento descriptivo que se exige en ambos procedimientos no es fácil de redactar para alguien que no sea técnico. Lo presentara ante el ayuntamiento o entidad colaboradora. También se comunicará con ellos a lo largo de todo el proceso de supervisión. Aportar documentación adicional o modificando la ya presentada si así se requiriese.
Una vez obtenida la conformidad, nuestro arquitecto se asegurará de que nuestro local cumple escrupulosamente la normativa exigida previa visita del técnico del ayuntamiento.
Este será el último paso para conseguir la deseada licencia.

 

Fuente: ianuA arquitectura